20.900ha

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

© Nuno Mota

Las principales aportaciones de la estación combinada ourensana son la observación de la contribución natural y antrópica a los gases de efecto invernadero.

En cuanto a la dinámica de fuentes y sumideros de la región, y su relación con el ciclo biogeoquímico del nitrógeno. Con cuencas hidrográficas muy sensibles al uso antrópico, con características similares de precipitación, el grado de humedad efectiva es muy diferente en ambos parques, hecho que se refleja en la propia vegetación.

Además, el relieve de los parques, con sierras y valles, provoca situaciones de inversión térmica que favorecen la aparición de nieblas interiores persistentes. Acoplados a una dinámica local condicionada por la orografía, se producen procesos de escala regional ligados a la dinámica del Atlántico tropical norte y de mayor escala, modulados por la variabilidad interanual y decadal del Atlántico Norte y la NAO.

El punto de información del site gallego se situará en la Casa del Parque de Lobios, en Xurés, y en las Casas da Ribeira Pequena en O Invernadeiro.

© Ismael Ibáñez
© Centre for Genomic Regulation

La riqueza de los sistemas gallegos ante el cambio climático

Se ha visto forzada por una alta incidencia de fuegos y talas que provocan una renovaciónconstante de la vegetación. El flujo de agua y de elementos nutritivos del suelo condiciona el crecimiento de nuevos brotes y cultivos.

El cambio climático provoca alteraciones en el patrón de nubes y de precipitaciones que obligan a la vegetación a adaptarse a una mayor radiación solar y temperatura, en un suelo pobre y menos húmedo.

A pesar de tener una pluviometría similar, la vegetación de estos dos parques naturales presenta características diferentes asociadas al uso histórico de los terrenos por el hombre y a su geología, con especies que siguen patrones distintos y son más o menos xerófilas según su adaptación a la humedad del suelo y a la radiación solar. A través del estudio integrado del metabolismo de estos sistemas naturales en diferentes grados de desarrollo y crecimiento, ClimaDat investiga su respuesta ante unas condiciones ambientales variables.

El cambio climático provoca alteraciones en el patrón de nubes y de precipitaciones que obligan a la vegetación a adaptarse a una mayor radiación solar y temperatura, en un suelo pobre y menos húmedo.

Intercambio de gases de efecto invernadero

El clima global influencia a los sistemas naturales y estos, a su vez, pueden tener una influencia sobre el clima local o regional a través del intercambio de gases de efecto invernadero.

Heterogeneidad de la acción humana y del cambio climático

Estos parques naturales orensanos presentan un paisaje dominado por la acción humana, en el que el ciclo del agua y el ciclo de quema y pérdida de suelo han jugado un papel esencial. En ellos encontramos zonas con vegetación de transición tras los incendios (retamales, brezales y piornales), pinos de repoblación y, en los lugares con menor afectación antropogénica, especies autóctonas como robles y acebos.

La acción humana

Los incendios o la reforestación, son claves para entender el papel del clima en esta zona, así como su situación geográfica que la hace susceptible a fenómenos meteorológicos de la zona Atlántica.

La frecuencia e intensidad variables en las lluvias y otros fenómenos relacionados con los meteoros atmosféricos (nieve, nieblas, tormentas…) son susceptibles de alteraciones debidas al aumento y variación en la distribución de la temperatura en el océano Atlántico, cuya influencia define el clima gallego.