214.300ha

de parque natural con una gran variedad de ecosistemas ligada a la complejidad del clima

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

300

vivamus facilisis, justo convallis aliquam aliquet, dolor felis consequat metus sed consequat

Una de las zonas más lluivosas de Andalucía. La mayoría del agua se pierde debido a la naturaleza kárstica del suelo, formado en su mayoría por roca caliza.

A lo largo del territorio del parque existen grandes diferencias en cuanto a altitud, tipo de suelo, orientación de las laderas o climatología.

Existen, por tanto, una gran variedad de ecosistemas e incluso especies relictas, heredadas de otras condiciones climáticas pero que han llegado hasta la actualidad. Esta diversidad de ecosistemas del parque está ligada a la complejidad del clima y a la resistencia de determinados ecosistemas en un entorno muy variado.

Su complejidad hace que sea necesario el estudio en diferentes puntos de la sierra, por lo que ClimaDat realiza campañas estacionales de medida de gases de efecto invernadero a lo largo de la Sierra de Segura.

Los datos obtenidos por ClimaDat en la Sierra de Segura contribuyen a alimentar el desarrollo de los modelos climáticos y a complementar su exactitud y capacidad predictiva.

La influencia de "El Niño" sobre La Sierra de Segura

En la región suroccidental del mediterráneo, donde se encuentra la Sierra de Segura, la influencia del ENSO (El Niño; El Niño-Southern Oscillation)) da lugar a otoños húmedos seguidos de primaveras más secas. En este parque, ClimaDat estudiará la correlación de fenómenos climáticos globales (como El Niño) y las temperaturas y precipitaciones en la Sierra de Segura. Esto se hará gracias a la monitorización del origen de las precipitaciones a través del estudio de la procedencia y composición de las masas de aire y su temperatura.

Otoños húmedos auguran primaveras secas

En los años en los que se produce el fenómeno climático ENSO (El Niño) en El Pacífico, el otoño en la Sierra de Segura es más húmedo de lo habitual y la siguiente primavera es más seca de lo usual.